Mi novio me está siendo desleal. Necesito pruebas

 

“Pues, ¡envíalo por donde llegó!”, “perdónalo, de seguro no lo vuelve a hacer”, “sabrá Dios cuantas veces lo había hecho antes”, éstas son algunas de las expresiones que han escuchado un grupo de investigadores privados en Madrid con especialistas en investigación de infidelidades, es decir, detectives de infidelidad, pero argumentan que la mayoría de los que así expresan su sentimiento hacia la incógnita ajena no han sufrido en carne propia, los males de la traición.

 

¿SI TE ENGAÑAN, QUÉ DEBES HACER?

 

 

Este grupo de detectives en Madrid expertos en infidelidades son partidarios en su mayoría de que una relación que ha llegado al punto de agregar terceros (claro está, sin consentimiento de la pareja) es una relación ya lo bastante maltrecha para ser recuperada, pero hay algunos detectives de infidelidad que están en la labor de estudiar con más detenimiento si es viable para las parejas.

 

Recomenzar la relación porque hay casos donde los contratantes, luego de la investigación, se sientan a hablar con su cónyuge y de verdad rehacen la relación, no desde cero porque es psicológicamente

Mi novio me está siendo desleal. Necesito pruebas

Mi novio me está siendo desleal. Necesito pruebas

imposible, pero si, con gran entendimiento de que llenarse de paciencia y comunicarse es primordial.

 

Este tipo de situaciones ha llevado a este grupo de expertos en investigación de infidelidades a hacer estudios y encuestas para saber ¿qué se puede hacer cuando su pareja lo engaña? porque les resulta llamativo que personas que pagan los precios y tarifas de detectives de infidelidad (son altos los honorarios) luego de la investigación se superen como pareja y tengan relaciones felices.

 

Ellos resaltan la capacidad que tienen los contratantes de llenarse de paciencia y entender quizás porque hubo la traición, debido a que la investigación de infidelidades les arroja muchos datos a los detectives de infidelidad, que a su vez se las comunica al cliente y éste comprende que la perfidia no es sólo culpa de uno, así como los buenos momentos de una relación son responsabilidad de ambos, los malos no difieren de ese canon, ambos tienen incumbencia.

 

Esta afirmación da un “golpe en la cara” a la “víctima” porque resulta que sin querer en muchas de las ocasiones tiene que compartir la culpa con el “victimario”, pero en muchas otras ocasiones más que compartir culpas.

 

Esa catarata de información que quizás no se daban entre ambos, llega por esa investigación y llegan a conocerse a sí mismos más y mejor, lo que hace que de verdad evalúen si terminan la relación (en ocasiones terminan la relación por la infidelidad pero no de mala manera, pueden llegar a ser muy buenos amigos) o si la continúan (según los más radicales no es una continuación sino una nueva relación, porque ahora si se conocen a sí mismos y pueden llegar a conocerse entre ellos mucho mejor) basándose en la comunicación y sinceridad.

 

Incluso es notable como los resultados de estos estudios denotan que muchos de los que continúan (o rehacen, diga usted) la relación luego de la infidelidad suelen ser más compañeros que antes porque se interesan en temas en conjunto, entienden que las fantasías del otro pueden hacer bien a la relación, que los problemas propios como los del otro nos afectan y por eso hay que hablarlos.

 

Afirmar a ciencia cierta sobre cuál es el deber ser si tu pareja te ha engañado es caer en una espiral interminable, lo que recomendamos desde acá es que tú, sujeto capaz, inteligente y con ganas de ser feliz, evalúes qué piensas y qué quieres hacer con la persona implicada y sin complicarse más de lo normal decide.

Deja tu mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*